Cinco realidades sobre la banca offshore

Cinco realidades sobre la banca offshore

Existen muchos conceptos erróneos en relación a la banca offshore. Ideas tales como que las cuentas bancarias extranjeras son ilegales o que sus servicios son solo utilizados por los súper ricos surgen con frecuencia en los medios de comunicación. En realidad, existen muchas similitudes entre la banca local y la banca offshore, siendo esta última mucho más gratificante y privada.

A continuación le presentamos cinco realidades interesantes sobre la banca offshore.

1. La banca offshore es legal

No hay nada ilegal en tener una cuenta bancaria en el extranjero siempre y cuando los titulares de la cuenta ‎cumplan con las leyes fiscales de su país de origen. Los titulares de cuentas internacionales que hayan ‎declarado sus ingresos y ganancias tributables no tienen absolutamente nada de qué preocuparse.‎

‎2. Los beneficios de usar un banco extranjero‎

Las cuentas offshore están diseñadas específicamente para aquellas personas que viven fuera de su país, ‎por ejemplo, expatriados que se mudan al extranjero por motivos de trabajo o para disfrutar de su jubilación o ‎sofisticados inversores que gestionan activos en múltiples divisas.‎

En muchos países, los ahorradores pueden ganar dinero libre de impuestos depositando dinero en una ‎cuenta internacional con un elevado interés. Aquí, el capital se pone a trabajar en otro país, puede obtener ‎buenos beneficios y el titular de la cuenta no paga ningún impuesto en ese país. ‎

‎3. Diferentes tipos de clientes‎

Los servicios de los bancos internacionales no son solo para los súper ricos, ya que las cuentas offshore ‎pueden ser abiertas por cualquier persona realizando un depósito mínimo. De forma análoga a los bancos ‎locales, los bancos extranjeros establecen sus propias condiciones en relación a las cuentas de los clientes.‎ En Vivier & Co, los clientes pueden abrir una cuenta de ahorros con 6.000€.

Aunque los bancos offshore normalmente requieren que la cantidad mínima a depositar en sus cuentas sea ‎más alta que la de los bancos locales, también ofrecen tasas de interés más altas que la media, lo que hace ‎que sus cuentas sean atractivas para aquellos ahorradores que estén dispuestos y sean capaces de tomarse ‎la molestia de buscarlas.‎

‎4. La banca internacional es sencilla y segura‎

La banca internacional no es más que la banca en un país fuera del país de origen del titular de la cuenta. ‎Cuando este tipo de banca se realiza en un paraíso fiscal, se conoce como banca en paraísos fiscales, que ‎atrae a aquellos inversores que buscan la exención de impuestos.‎

Una de las ventajas de abrir una cuenta de ahorros en una institución financiera de un país desarrollado, ‎como Nueva Zelanda, es la estabilidad política y económica. Las personas que viven en países en desarrollo, ‎en un contexto de agitación política y económica, temen que la economía local se derrumbe, poniendo en ‎peligro sus bienes obtenidos con tanto esfuerzo.‎

Abrir una cuenta bancaria en el extranjero es una forma práctica de dejar una parte de sus ahorros en manos ‎seguras y fuera del alcance de las agencias gubernamentales del país de origen. De esta forma, el dinero no ‎puede ser fácilmente incautado o congelado y, lo que es más importante, los titulares de las cuentas pueden ‎disfrutar de altos tipos de interés y acceder a su capital cuando lo necesiten. Abrir una cuenta offshore con ‎una compañía de una nación estable y desarrollada proporciona seguridad financiera y protección contra la ‎incertidumbre, así como tranquilidad.‎

‎5. No solo para los sofisticados‎

La banca offshore se asocia frecuentemente con un alto nivel de sofisticación financiera. Sin embargo, en ‎realidad, la mayoría de las personas pueden abrir una cuenta bancaria internacional en apenas unas horas. ‎El hecho de que abrir una cuenta en el extranjero no es tan diferente a abrir una cuenta en su banco local es ‎una mera realidad. Cada banco offshore y jurisdicción extranjera tiene sus propios requisitos; por lo tanto, la ‎investigación es crucial. ¡Abra una cuenta en Vivier y déjenos hacer el trabajo por usted!‎